martes, 19 de octubre de 2010

ahora sí...CAPTURA DE UNA NUBE!!

Y después de mucho errar y darle vueltas al asunto resulta que el tema de las fuerzas que producen los movimientos no está mal del todo. Os cuento por qué. Primero os presento a "mi cirro"
Pues este es el cirro a partir del cual desarrollo todo mi trabajo. En ocasiones estará presente de forma figurativa, en otras no, pero en el fondo la abstracción-figuración me acompañan en todo el desarrollo. 
 En primer lugar necesito ubicar a la par que cubicar la nube. No se me ocurre otra cosa que "tratar" la imagen teniendo en cuenta parámetros propios de la cámara que tomó la fotografía, así como la altura de toma, altura de las nubes en ese dia ( El AEMET decia que 9000m), ángulo de toma, ángulo de apertura de la cámara...todo eso y un par de cálculos trigonométricos, (con sus correspondientes recuerdos del instituto).
Y así llego, con la ayuda de autocad, al siguiente esquema...
La imagen anterior trata de una serie de visuales trazadas a partir de datos como la posición de la nube, la altura de toma de la imagen, etc. A partir de ahí, y teniendo en cuenta los datos de la fotografía puedo calcular de una forma aproximada la medida de la nube. Y ahora sé que mi cámara ha deformado la nube en una proporción 3 a 1 en altura. Y además sé el tamaño aproximado que tiene. Este es el área de influencia  que estudiaré de ahora en adelante. 
A partir de aquí el estudio se centra en el movimiento de la nube a partir de unas fuerzas cortantes que se dan en las alturas a las que esta se encuentra. Y como criterio principal el siguiente: La forma exterior de la nube en un instante es producida por fuerzas con una dirección, sentido y magnitud que pueden estar representadas en ese instante por el perímetro aproximado de la nube. En la imagen anterior se observan una serie de líneas que representan el perímetro aparente exterior de la nube en un  instante, el de la fotografía.  Son las tangentes en los puntos exteriores lo que representan estas fuerzas. A partir de estas líneas, prorrongándolas, se obtiene un diagrama de esfuerzos representados a partir de su dirección. El sentido  y magnitud los conoceremos más adelante.


 De nuevo la nube aparece y desaparece, pero siempre está presente. Estas dos imágenes representan lo mismo:  un cirro, bueno no...el cirro (algo determinado).
Y parece difícil ordenar este sistema infinito de líneas que se cortan , como no, en infinitos puntos. Pero que tiene más direcciones y ángulos posibles que un círculo...Con un círculo intento ordenar un poco las infinitas direcciones...aunque ya no son tanto. Esta es mi solución a este "desorden".
 A partir de un eje 0, y siguiendo trozos de 30º clasifico todas las direcciones. Todas las líneas de la nube, colocándolas en el centro de la circunferencia, se sitúan en alguno de los trozos. Lógico. Solucionado el problema de las direcciones aún me faltan dos temas por tratar: SENTIDO Y MAGNITUD.
Y para ello voy a estudiar unos puntos escogidos a tal efecto de entre la amalgama de líneas anterior. 
Como criterio escojo la mayor parte de los puntos situados en el perímetro instantáneo exterior del cirro, así como puntos en los lugares donde la densidad aumenta o disminuye (de nuevo me he ayudado del tratamiento de la imagen para encontrar estas zonas). De esta forma los puntos a estudiar serán los siguientes:

Y de nuevo la nube aparece y desaparece, aunque su esencia siempre está.           Haciendo zoom a uno de esos puntos se observa   esta imagen. Es necesario para definir completamente los vectores que actúan sobre esos puntos, determinar su sentido y magnitud. Que me perdonden los físicos pero la única forma posible que he encontrado es la observación y la experiencia propia. Y como mi medio de expresión suelen ser las imágenes, ahí tenéis otra más.
 Los puntos estudiados están representados por un círculo en el que aparecen sombreados en color negro los ángulos de incidencia de las fuerzas, en el interior del círculo hay otro con unas letras escritas que representan las fuerzas incidentes, en orden alfabético a partir del origen 0 marcado. Las letras que aparecen en mayúsculas representan las fuerzas cuya magnitud es superior al resto. Los signos - indican que el sentido de la fuerza es hacia el exterior del punto.
Con todo esto se obtiene la información de lo que ocurre en cada una de las zonas de la nube. Mientras que en el perímetro las resultantes son mayores, en el centro pueden llegar a ser nulas en algunos casos (zona sombreada de gris oscuro)
 Este es el proceso que estoy siguiendo para la captura y representación de la nube en un A1. En esa lámina aparecerá la nube en su forma figurativa, y también abstraída. Aparecerán ya por fin las fuerzas que la generan con su DIRECCIÓN, SENTIDO Y MAGNITUD, aparecerán las zonas similares en función de la densidad, y también las zonas cuyo movimiento es muy bajo o casi nulo.
...continuará





jueves, 14 de octubre de 2010

ENVIANDO VIA TARJETA POSTAL

PRIMERA CAPTURA DE UNA NUBE

NUBES. ESTUDIO PREVIO

De la primera observación de una nube se pueden obtener muchos datos. Habiéndolas estudiado anteriormente sobre el papel, la forma de la nube ya te dice la altura a la que se encuentra, si está formada por cristalitos de hielo o gotas de agua, etc. Así os muestro en primer lugar una imagen de los "cirros" que me acompañarán. 


Estos cirros, aparentemente fibrosos, se forman a partir de las temperaturas bajas de las capas en las que se encuentran (9-12km). Los fuertes vientos cortantes que se desarrollan a esas alturas son los que determinan las formas aleatorias y ala vez tan ordenadas que los caracterizan. Y es esto lo que intentaré estudiar. Para ello en primer lugar hay un análisis de los principales vientos. 


Se desarrollan en tranqilas capas horizontales, sólo perturbables por los nombrados vientos cortantes. En este caso, el estudio generalizado de los vientos lleva a la representación de la nube a partir de unos ejes a partir de los cuales se produce el movimiento de la nube, y a partir de unos puntos de inflexión generados por la dirección principal de movimiento y el primer giro o recta tangente al "rizo". Particularmente, estos puntos de inflexión se corresponden con las zonas más masificadas de cristales de hielo, es decir, aquellos lugares donde la nube es más densa. 

El resultado es una amalgama de líneas, elementos direccionales perturbados por componentes puntuales, que representan como ya he dicho los puntos de inflexión además de la ubicación del elemento más denso de la nube. De nuevo aparece el componente HORIZONTAL de los cirros, y la transformación en esa horizontal debiada los vientos cortantes. Esta situación de horizontalidad frente a vientos cortantes se intenta representar en el siguiente video. 
video
A partir de aquí la cosa se complica. Necesito dotar a mi estudio de un carácter técnico apropiado. Para ello voy a seguir en la línea marcada con anterioridad. A partir de ahora trabajaré sobre una menor cantidad de nube, para poder incidir en mayor medida en su formación-deformación. 


Estudiaré de ahora en adelante la relación entre los distintos esfuerzos y movimientos que se producen a partir de ellos en los puntos de la nube.
En el siguiente video se observa el movimiento generado por un punto al que se le somete a unos esfuerzos en una o varias direciones. 

video 
Continuará...

lunes, 4 de octubre de 2010

he pensado algo!!

he pensado algo, quizá la culpa sea de su continua evolución, un cúmulo de circunstancias que las hace únicas, y no hace falta más que observarlas
sólo eso